Los tipos de fondos de inversión

 

En nuestro post anterior exploramos los fondos de inversión como alternativa para rentabilizar el ahorro de quienes desean acceder a atractivos rendimientos, invirtiendo en los diversos tipos de instrumentos que a dichos fines ofrecen los mercados nacionales e internacionales.

Recordando un poco, los fondos de inversión se constituyen con la unión de capitales aportados por varias personas a objeto de que una sociedad gestora de inversiones colectivas formalmente constituida y regulada por las autoridades competentes, proceda en nombre de los partícipes a invertir el patrimonio del fondo en distintos productos financieros o bursátiles.

Esta vez, ahondaremos un poco más sobre este interesante tema conociendo los tipos de fondos de inversión existentes y sus características fundamentales.

-Fondos-Inversion

fondos de inversión

Para nuestro análisis tomaremos como criterio la clasificación de los fondos de inversión más habitual, la cual se realiza en función de su vocación inversora, esto es, según el tipo de activo, el mercado, el porcentaje a invertir y el índice de referencia en los cuales la sociedad gestora invertirá los aportes de los partícipes.  Desde este enfoque, los fondos de inversión se clasifican en:

  1. Fondos monetarios: no se exponen a renta variable, ni riesgo de divisas ni de materias primas. Pueden ser a corto y a largo plazo. Aceptan reembolsos y suscripciones a diario y su objeto es mantener el capital principal obteniendo rentabilidad dependiendo del tipo de mercado monetario al cual es sometido.
  2. Fondos de renta fija: las rentas fijas están constituidas por obligaciones, letras, pagarés y bonos entre otros.  Este tipo de fondos se caracteriza por no exponerse a la renta variable y por ofrecer menor riesgo y menor rentabilidad mientras menor sea el plazo de vencimiento de los activos en los cuales se invierte. Su valor dependerá de la evolución de los tipos de interés a los cuales se encuentren sometidos los productos. Pueden ser de renta fija euro o de renta fija internacional de acuerdo a la exposición al riesgo divisa.

También se les conoce como fondos de deuda y de allí pueden clasificarse en: de deuda gubernamental, de tasa real, de deuda corporativa y de deuda internacional.

  1. Fondos de renta variable: la renta variable normalmente se compone de acciones, es decir, estos fondos realizan su inversión en el mercado accionario local o internacional. Este tipo de fondos tienen una exposición mínima del 75% en renta variable y dependiendo de la exposición al riesgo divisa pueden ser de renta variable euro o de renta variable internacional. No tienen riesgo de crédito y por ende tampoco de calificación crediticia.  Es importante destacar que las acciones tienen mayor volatilidad o riesgo de mercado comparándolas con los instrumentos de deuda, por lo que la inversión a largo plazo se recomienda para la renta fija.

Encontramos en los fondos de renta variable: los regionales, los indizados, los de gestión activa y los de mercados emergentes, entre otros.

  1. Fondos de renta mixta: son fondos en los cuales se invierte tanto en renta fija como variable. Pueden ser de exposición a renta variable entre el 30% y el 75%. Los niveles de riesgo en este caso vienen determinados por el mayor porcentaje de inversión, es decir, a mayor porcentaje invertido en renta variable, mayor será el riesgo y la rentabilidad potencial.
  2. Fondos globales: se caracterizan por sus altos niveles de riesgo en virtud de que su política no se define por un tipo de producto en particular, ni fijan porcentajes determinados en renta fija o variable, ni especifican los mercados, actividad, ni distribución geográfica.
  3. Fondos total o parcialmente garantizados: Pueden ser de renta fija y de renta variable. Ofrecen seguridad y garantía de recuperación total o parcial de la inversión inicial, además de rentabilidad en un período estimado. Aquí encontramos los fondos que aseguran un rendimiento fijo y los que ofrecen la opción de obtener un rendimiento que se vincule a la evolución de instrumentos de renta variable (activos o divisas).
  4. Fondos de cobertura o de gestión alternativa: la sociedad gestora de inversiones colectivas realiza operaciones de cobertura de riesgo, dada la libertad que este tipo de fondos permite, buscando mayores niveles de rentabilidad mediante el aumento de la exposición al riesgo.
  5. Fondos de fondos: La inversión que se realiza en este tipo de fondos no es en valores, sino en otros fondos. Normalmente invierten más del 50% de su patrimonio en otros fondos de inversión.
  6. Fondos inmobiliarios: en los cuales se invierte en activos inmobiliarios y sus rendimientos provienen de las rentas generadas por el alquiler de los mismos y por la evolución de los precios del mercado.
  7. Fondos índice o de gestión pasiva: son fondos que toman como marco referencial a la composición de un índice bursátil o financiero y lo replican, de ese modo se garantiza la obtención de rentabilidades similares a las del índice de referencia. En esta categoría se localizan los fondos con un objetivo concreto de rentabilidad no garantizada y los fondos cotizados.

Hasta la próxima amig@s.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *