De la mano de un Coach, mucho mejor

La importancia de un coach tanto en el plano personal como en el organizacional.

coaching

La emocionalidad en los individuos se encuentra estrechamente vinculada a sus niveles de rendimiento generando una predisposición en  su actuar y desempeño, que bien puede ser positiva o negativa.

Los paradigmas y las creencias

Los seres humanos experimentamos las consecuencias del arraigo a nuestras creencias y el efecto negativo que nos producen los esquemas adquiridos, haciéndonos sentir insatisfechos, culpables, inconformes e intolerantes hacia nuestras realidades.

Estos sentimientos son claros indicios de la imperiosa necesidad de mirar hacia nuestro interior y redescubrirnos, encontrar la causa o el origen de nuestros bloqueos o de aquellos anclajes que no nos permiten ascender,  disfrutar de lo que hacemos,  ni cumplir nuestras metas y objetivos.

Cuando nos resistimos al cambio interno y nos aferramos a esos paradigmas y creencias que han regido nuestras vidas, solemos desarrollar mecanismos de defensa que erradamente justifican muchas de nuestras conductas y actitudes, nos victimizamos y nos terminamos atando a una pasividad que bloquea la posibilidad de encontrar soluciones, llevándonos a permanecer en un círculo y a crear dinámicas que solo desembocan en la autocompasión y el  resentimiento.

Individualmente hablando, la resistencia o negación a modificar estos patrones de conducta es un enorme impedimento en el desarrollo de la persona.

Paradójicamente hablando, romper estos esquemas y creencias que por razones culturales, familiares, sociales y/o educacionales nos han limitado a lo largo de nuestro vivir,  no es cosa sencilla.

Su efecto en las organizaciones

En el plano laboral, la capacidad de crear buenos equipos de trabajo, grandes organizaciones y empresas competitivas con el mercado solo puede ser desarrollada por personas que se nutren en su interior y que logran desarrollar cada vez más habilidades implementando mecanismos de cambio a tales fines.

En el marco de las organizaciones,  la tendencia de los integrantes de los equipos de trabajo hacia estos comportamientos tan estrechamente arraigados,  es factor que atenta contra la buena marcha de la empresa.

Y es que no es difícil inferir que el logro profesional no puede obtenerse hasta tanto las barreras personales no hayan sido superadas.

De allí la importancia de trabajar en el equipo y para el equipo, desde dentro de las personas hacia fuera de la organización,  que no es otra cosa que implementar acciones que fortalezcan y motiven a sus integrantes, construyendo en ellos nuevas creencias  con  tendencia hacia la proactividad personal,  por intermedio de los 3 fundamentos básicos del desarrollo personal:

  1. La responsabilidad personal
  2. La toma de conciencia y
  3. La presencia aquí y ahora

El Coaching como solución

En anteriores oportunidades hemos comentado sobre la disciplina de coaching  como un proceso interactivo personal y/o organizacional mediante el cual el coach dirige al coachee hacia el descubrimiento de sus debilidades y potencialidades  en procura del logro de un objetivo y a través de la implementación de un plan de acción que genere un movimiento de cambio,  el cual permitirá fomentar el  desarrollo personal,  profesional y colectivo, según sea el caso.

La práctica del coaching encuentra por fundamento la filosofía antigua propugnada por Sócrates, Aristóteles, Platón y  las ideas de la psicología humanista propuesta por Carl Rogers.

Actualmente la práctica del coaching evoluciona y se propaga exponencialmente, su aplicación se extiende a diversas áreas de la vida cotidiana, familiar, profesional  y organizacional.

El Coaching Personal

coach -

El Life Coaching o coaching personal tiene por objeto explorar al individuo mismo en función de sus propósitos personales, esto es a alcanzar sus sueños y  deseos que han sido mermados  gracias a los miedos, temores y dificultades que lo han atado a lo largo de ciertas etapas de su vida.

Esta modalidad de coaching permite al individuo:

  • Elevar sus niveles de autoestima
  • Mejorar aspectos físicos e imagen
  • Fortalecer sus vínculos familiares y de pareja
  • Lograr objetivos y metas personales
  • Desarrollar habilidades sociales
  • Potenciar su capacidad financiera
  • Desarrollarse profesionalmente

El coaching personal parte de la premisa de que en el individuo reside la mayor y mejor información que dará solución a su problemática, en tal sentido, el coach actúa guiándole en su proceso mediante los 5 pasos fundamentales de la práctica:

  1. La auto-observación
  2. La toma de conciencia
  3. El planteamiento de objetivos
  4. El plan de acción
  5. La medición de los resultados

La autogestión es un proceso que evidentemente puede ser llevado a cabo por el individuo, sin embargo, de la mano de un coach se acelerará la obtención de los resultados pues su visión objetiva será capaz de proporcionarle las herramientas y mecanismos para la implementación de los cambios y la creación de nuevos hábitos que le aportarán las soluciones, además de fomentar y fortalecer sus  niveles de compromiso con sus propias vidas y principalmente con su emocionalidad y el dominio que sobre esta es necesario ejercer.

El Coaching Organizacional

coach emp

En el plano empresarial, el coaching funciona como un sistema integral, coherente y continuo cuyo objeto es el desarrollo de los talentos individuales en beneficio del equipo, liberando las potencialidades de las personas e incrementando al máximo su desempeño en la organización.

Es una práctica dirigida hacia cualquier integrante de una organización, desde sus más altos niveles hacia los menos complejos, aun cuando se consume mayormente en los niveles directivos (Executive Coaching) e intermedios.

El caso es que su aplicación se centra en potenciar cada faceta de la organización y de su fuerza laboral dando así solución a los tantos obstáculos que se interponen en la consecución de sus objetivos.

El programa de coaching aporta a la organización una gran cantidad de beneficios:

  • Contribuye a estimular en cada integrante de la fuerza laboral su capacidad para descubrir sus potencialidades, movilizando sus valores centrales y dirigiéndolos hacia la producción de resultados.
  • Contribuye al proceso de cambio personal, facilitando la comprensión y aceptación del mismo, así como también la eficaz adaptación individual y grupal.
  • Habilita espacios de aprendizaje que tienden a reducir el costo emocional generado por momentos de inestabilidad y crisis en el clima de la organización.
  • Genera conciencia, responsabilidad y lleva al equipo hacia la acción, predisponiendo a los individuos hacia la colaboración recíproca, el trabajo en equipo y el consenso.
  • Mejora los niveles y canales de comunicación en los sistemas humanos.
  • Se enfoca en las posibilidades del individuo hacia el futuro y no en los errores del pasado, potenciando así el cambio corporativo que traerá mayor rendimiento, dándole sentido y valor a sus funciones,  lo cual permitirá el trabajo motivado y responsable.
  • Coadyuva en la clarificación de los objetivos de la organización y la planificación estratégica de sus metas.

A nivel de ejecutivos, el coaching  facilita el contexto de aprendizaje en pro de la superación de sus límites, la mejora del impacto,  la asertividad y el fortalecimiento del liderazgo.

Para ello, los coach organizacionales emplean la teoría de las inteligencias múltiples propuesta por el psicólogo Howard Gardner, que supone el empleo de estas con el objeto de crear los contextos óptimos para potenciar desde el punto de vista individual,  los equipos de trabajo:

  1. La inteligencia lingüística: dada la importancia que reviste la forma con la cual se dicen las cosas, las personas con este tipo de inteligencia suelen ser abordadas de mejor manera a través de libros, entrevistas, juegos de palabras y opiniones.
  2. La inteligencia interpersonal: es propia de aquellos miembros del equipo con facilidad para interrelacionarse con otros.  El trabajo con este tipo de personas debe enfocarse en la interacción, en virtud de la fuerza empática propia de estos sujetos.
  3. La inteligencia intrapersonal: Estas personas son en gran medida reflexivas y conscientes por tal motivo, destacan más en el trabajo independiente que en el equipo, pues dada su naturaleza trabajan solos.
  4. La inteligencia corporal: mejorar las relaciones con los sujetos que poseen este tipo de inteligencia y potenciarlos supone colocar en sus manos actividades donde se involucre el movimiento, el exterior y el deporte o las actividades extra programáticas.
  5. La inteligencia Lógico – matemática: son personas analíticas, de procesos y sistemas, hábiles con el trabajo numérico, por tal razón requieren actividades que desafíen su pensamiento crítico y la solución de conflictos.
  6. La inteligencia espacial: en este segmento encontramos a personas que comprenden y perciben con facilidad los espacios y sus transformaciones. Hábiles en la visualización de proyectos futuros.
  7. La inteligencia musical: son personas eminentemente sensibles y ruidosas. Se desempeñan favorablemente en entornos acompañados de música, sonidos y ritmos.
  8. La inteligencia naturalista: propia de aquellos miembros del equipo que fácilmente perciben las relaciones entre grupos de objetos y personas. Este tipo de inteligencia es muy útil en integrantes de organizaciones turísticas, investigativas, viajeras y todas aquellas que involucren a la naturaleza.

La tesis de las inteligencias múltiples es una herramienta que supone el conocimiento de los miembros del equipo, su ubicación dentro del plano de dichas inteligencias y el abordaje de cada uno de ellos en función de sus competencias y habilidades principales.

El Coaching Gestalt

Two businessmen on walls outdoors with gap and rope

Otra metodología interesante en la materia es el Coaching Gestalt,  empleado en emprendedores a nivel individual y organizacional que funciona en sintonía con la psicoterapia Gestalt, esto es, con  los fundamentos de desarrollo personal referidos, y que procura a través de acciones personalizadas propuestas por los mismos miembros del equipo, la reflexión, la toma de conciencia y la implementación de nuevos hábitos con el propósito de fortalecer:

  • Las capacidades de creación y consolidación de herramientas para asumir y afrontar retos en lo personal y en lo profesional
  • El reconocimiento de las debilidades o dificultades que impiden el logro de objetivos y el diseño de planes de acción tendentes a neutralizar el efecto negativo de las creencias arraigadas.
  • El establecimiento de metas basadas en la asertividad, a corto mediano y largo plazo.
  • Desarrollar el autoconocimiento y el compromiso hacia la acción en lo proyectado.

La importancia de los programas de Coaching

Todo proceso de coaching conlleva al individuo a la toma de conciencia inmediata y al establecimiento de acciones planificadas para el logro de sus objetivos, este es el fundamento de esta valiosa disciplina.

Desde aspectos pequeños hasta los más ambiciosos proyectos pueden llevarse a cabo con la ayuda de un profesional que brinde la adecuada asesoría. Es por esta razón que hoy día es tan frecuente que personas, empresarios y profesionales   se valgan de programas de coaching para mejorar procesos individuales y colectivos, potenciando su productividad y eficiencia.

La masividad en la implementación de programas de coaching no obedece a una simple moda, sino a necesidades detectadas como parte de un diagnóstico ante la ocurrencia de situaciones que ameriten ser modificadas.

Estas herramientas de diagnóstico pueden ser diversas: encuestas de clima organizacional, evaluaciones de desempeño, índice de manejo del cambio, evaluaciones de estilos de liderazgo, análisis de brechas, entre otras, y su resultado proporcionará el lineamiento a seguir en el programa de coaching a aplicar.

Una vez que se aplica e implementa el programa de coaching debidamente alineado con el plan estratégico de la empresa y enmarcado en un plan integral de desarrollo del talento, con plena identificación de los colaboradores clave y tomando en cuenta valores, competencias y conductas, deberá constituirse como un proceso continuo y permanente que al ser evaluado, podrá enfocarse en otros aspectos hasta alcanzar el óptimo y eficaz  funcionamiento de la organización en todo sentido.

Nunca es tarde para buscar apoyo

Generalmente las personas y las organizaciones acuden al coaching cuando existe una marcada discrepancia entre lo que son y lo que desean ser, muchas veces cuando el conflicto ya se encuentra en niveles avanzados y buscan en un agente externo la solución a su problemática, siendo entonces la función del coach guiarles a descubrir que solo en su interior reside la fuerza que la remediará.

A través del coach, las personas se verán a sí mismas desde otra perspectiva y en esa nueva visión se soportará el proceso de mejora y cambio que promoverá en definitiva su superación.

Hasta una nueva oportunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *