Fondos de inversión, una alternativa para rentabilizar el ahorro

 

fondos inversion
fondos inversion

Los fondos de inversión son un tipo de sociedades compuestas por personas naturales y/o jurídicas que invierten sus recursos económicos a objeto de obtener rendimientos superiores a los devengados en depósitos bancarios, asumiendo riesgos variables que pueden ser conservadores, moderados o agresivos, según sea el caso.

Paralelamente al mercado bursátil, los fondos de inversión constituyen una alternativa para la diversificación del ahorro y la inversión de quienes los conforman.

Los integrantes del fondo de inversión aportan capitales que componen el patrimonio común, este es  dividido en cuotas partes denominadas participaciones y su gestión está a cargo de empresas gestoras de inversiones colectivas que se encargan de realizar las operaciones de inversión en cuenta de los partícipes, ofreciendo la enorme ventaja para el ahorrista no conocedor del mundo financiero de operar en este medio de la mano de profesionales expertos.

Dependiendo del perfil del inversionista, su grado de expectativa y su situación económica, todo aquel que incursione en este mercado tendrá una amplia gama de opciones que le permitirán encontrar la combinación de riesgo-rendimiento que mejor se ajuste a su situación, en tal sentido, la inversión puede enfocarse en productos financieros, productos derivados, bonos, letras, divisas y  productos no financieros como bienes inmuebles y creaciones artísticas, entre otros.

En todo fondo de inversión coexisten los siguientes elementos:

  1. Los inversores: o partícipes, son quienes aportan el capital, es decir, los propietarios del fondo en proporción al dinero que cada uno de ellos coloca.
  2. Las participaciones: son las fracciones monetarias en las cual se divide el fondo. Su número puede ser variable a diferencia de las acciones que componen una empresa, ya que depende de las tantas compras o ventas que se efectúen con estas.

A la compra de participaciones se le denominada suscripción y a  la venta se le llama reembolso.

  1. La sociedad gestora de inversiones colectivas: Es la empresa a la cual los propietarios del fondo delegan su administración y gestión a cambio de una comisión. En ejercicio de sus funciones, esta sociedad gestora determina y traza las políticas de inversión.

La exclusividad de la sociedad gestora con el fondo de inversión es de tipo unilateral, es decir, un fondo de inversión solo podrá gestionar por intermedio de una sociedad gestora, sin embargo, esa misma sociedad podrá administrar varios fondos al mismo tiempo.

En el marco de la legalidad y protección a los inversionistas, reside a cargo de la sociedad gestora la obligatoriedad de remitir la información financiera y operativa del fondo de inversión al organismo regulador respectivo en los tiempos estipulados por la legislación.

  1. El Depositario: Es la entidad que también a cambio de una comisión, custodia los activos que conforman el fondo y al mismo tiempo ejecuta actividades que pretenden controlar a la sociedad gestora de inversiones colectivas. Los depositarios de los fondos de inversión pueden ser bancos, cajas de ahorros, cooperativas de crédito y sociedades de valores, que del mismo modo funcionarán bajo la tutela del organismo regulador correspondiente.

Los fondos de inversión se conforman con los aportes de los partícipes.  Una vez se delega la gestión del mismo en una sociedad gestora, esta procede a invertir de acuerdo a los parámetros y políticas fijadas.

Una vez el fondo se encuentra en funcionamiento regular, pueden ocurrir variaciones que lo afectarán:

  • El ingreso o salida de partícipes: esta situación llevará a que varíe el precio de las participaciones de los inversores que se integran o que permanecen en función de la cantidad de suscripciones o reembolsos ocurridos, y
  • La variación del valor de mercado de los activos que conforman su cartera: que incidirá desde el punto de vista económico positiva o negativamente dependiendo de cómo dichas fluctuaciones afecten o favorezcan los activos que lo componen.

Los niveles de riesgo en los fondos de inversión, al igual que en todo negocio, obedecen a la regla de que a mayor expectativa de ganancia inmediata, mayor posibilidad de pérdida. De allí la importancia de la determinación acertada de los activos en los cuales será invertido el patrimonio y más aún, la necesaria diversificación de la inversión a objeto de resguardar el capital y controlar o minimizar el temido riesgo.

El rendimiento que se obtiene a través de los fondos de inversión puede ser de renta o de capitalización. Al mismo tiempo, la inversión en esta categoría de fondos es beneficiosa en el sentido de que no se requiere un gran capital particular, de que existen mecanismos reguladores que protegen y garantizan el capital invertido, al tiempo que otorgan liquidez debido a que sus suscripciones son fáciles de comprar o vender y por último, gracias a la diversificación de la inversión, el riesgo de pérdida total del monto invertido es muy bajo.

Próximamente más información sobre estos interesantes instrumentos en los cuales podrás  colocar tu dinero garantizando rentabilizar tu capital de forma segura.

Hasta nuestro próximo post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recomendados

A %d blogueros les gusta esto: