Emprendedores: ¿cómo encontrar dinero para tu negocio?

Cuando encontrar dinero para financiar nuestro emprendimiento es nuestra preocupación, si nos detenemos a observar el panorama, descubriremos que hay muchas posibilidades.

financiamiento -

El inicio de una aventura emprendedora es un reto que muchos asumen luego de comprender e internalizar que el verdadero éxito financiero no precisamente proviene de trabajar para otros.

Así lo señaló el reconocido empresario Steve Jobs en una de sus célebres frases “si tú no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos”.

La sabiduría que transmite Jobs al expresar en tan cortas palabras su pensamiento, es un llamado al encuentro propio, al espíritu de lucha y a la búsqueda de la consagración de nuestros verdaderos deseos y anhelos.

En ningún momento repudiamos la idea del empleo como medio de vida.  Los empleos son imprescindibles para el desarrollo de una sociedad, las empresas requieren equipos de trabajos compuestos por un personal multidisciplinario que lleven a cabo su gestión, desde las actividades más simples hasta el ejercicio profesional más calificado y en el seno de la propia organización es factible escalar posiciones y lograr revolucionarla, así sucede con el caso ya comentado en entrada previa referida a los Intrapreneur.

Lo que sucede es que dentro del entorno de la organización el porcentaje de trabajadores que logran llegar a los máximos escalafones es realmente reducido.

Ahora bien, nuestra tesis supone el empleo como un paso previo a la independencia, es una fase en la que se obtiene la capacitación, la experiencia y el conocimiento para posteriormente construir un proyecto cuyo fundamento sea la explotación de nuestros gustos, habilidades y destrezas,  y al cual le será aplicado el aprendizaje obtenido durante nuestra labor como trabajadores dependientes; retomando el pensamiento de Jobs, trabajar para cumplir los sueños de otros mientras se obtiene el conocimiento y la destreza necesaria,  para luego trabajar por cumplir los nuestros.

Existen casos en los cuales personas han adquirido la experticia suficiente para echar a andar su propio proyecto producto de su trabajo como subordinado y aun así no terminan de concretarlo aferrados a la creencia de que para empezar un negocio se requiere del recurso económico (esa es la condición en la que muchos permanecen).

Pocos son los que se aventuran  a iniciar con un mínimo capital y deciden sobre la marcha recurrir al financiamiento, aun sin tener claro su modelo propio de negocio.  Este proceder conlleva al emprendedor a asumir el riesgo de no aprovechar el recurso en acciones que produzcan valor, lo cual en poco tiempo le descapitalizaría sin la posibilidad de haber amortizado buena parte de la deuda.

A propósito de establecer el referido modelo de negocio, resulta conveniente realizar un comentario al respecto, previo a la definición de las opciones de financiamiento.

El modelo de negocio es el enfoque en el cual el emprendedor establecerá  la generación de valor de su proyecto.   Este enfoque se entiende desde un triple aspecto:

  1. La segmentación de clientes: enfocarse en un segmento o grupo específico de clientes generará valor mediante un producto o servicio que solventará una necesidad, aspiración o deseo insatisfecho.
  2. La necesidad del mercado: se refiere a la solución que proporcionará nuestro proyecto a ese segmento de clientes que han sido previamente identificados según su perfil.
  3. El producto: es importante este enfoque en razón de que la aceptación por parte del segmento de clientes depende totalmente del hecho de que el producto o servicio cumpla su objetivo de resolver la problemática o la necesidad insatisfecha.

Todo modelo de negocio debe ser planteado  obedeciendo a los enfoques precitados. Concebirlo desde un único enfoque excluiría  la posibilidad de que cubra la expectativa del emprendedor.

financiamiento

Definido el modelo de negocio, es momento de atender la etapa en la que muchos pierden la intención, cómo encontrar dinero  o capital para iniciar y/o operar, cuando no se cuenta con un fondo de ahorro constituido a tal fin.

Es entonces cuando se plantea la posibilidad de optar por la figura del endeudamiento a través de un financiamiento externo.

La banca comercial, cajas de ahorro y préstamo, fundaciones de oferta crediticia, organismos de cooperación internacional, entidades locales públicas o privadas, cajas de compensación y fondos de ahorro e inversión entre muchas otras, son entidades que ofrecen apoyo económico a emprendedores facilitándoles bien sea sumas de dinero, equipos, bienes, herramientas o materias primas, condicionándolo a ciertas y determinadas exigencias que de ser cumplidas, tanto previas como posteriores a su otorgamiento, abrirán puertas futuras a optar por montos mayores que consolidarán su negocio.

El éxito para el óptimo aprovechamiento del financiamiento radica en la elección de la opción más beneficiosa y que más se ajuste al modelo de negocio que proponemos:

financiamientos

  1. Capital semilla: Hoy día en muchos países ya han sido constituidas las incubadoras de empresas, esto es, entidades que otorgan apoyo financiero temporal, bajo la figura de créditos simples a negocios en etapa inicial. La cuantía del capital que puede conseguirse por esta vía depende del tipo de negocio de cual se trate (tradicional o de alta tecnología) y puede obtenerse hasta el 70% del costo total del proyecto hasta por 48 meses con períodos de gracia que oscilan entre los 6 y 9 meses. Las incubadoras de empresas hoy día son el espacio por excelencia al que todo emprendedor podrá recurrir con el fin de encontrar dinero para llevar a cabo su idea de independizarse.
  2. Ángeles inversionistas: este tipo de inversores normalmente apoyan a startups. Aportan sumas importantes de dinero a empresas en las cuales detectan potencial de desarrollo y escalabilidad, a cambio de la titularidad de acciones a su favor.
  3. Crowdfunding: Es un sistema de financiamiento colectivo por internet que consiste en agrupar numerosos pequeños inversionistas que proveerán en pequeñas dosis, grandes presupuestos. Es un modelo de financiamiento basado en economía colaborativa muy empleado en la actualidad por empresarios que no desean ceder acciones de su empresa, ni comprometer rendimientos futuros y cuyo modelo de negocio se encuentra en fase inicial y se basa en un producto innovador. Más información ampliada sobre este sistema en este enlace.
  4. Capital de riesgo o venture capital: Es una alternativa de financiamiento dirigida a empresas que ya han sido medianamente consolidadas, que operan en mercados de alto crecimiento y que requieren de un capital para impulsar su  expansión. Para que un modelo de negocio sea atractivo desde la óptica de los inversores en capital de riesgo, debe producir rendimientos anuales entre el 60 y 80%.  Las redes de inversionistas bajo este esquema se conforman como asociados en porcentajes más altos y en ocasiones ofrecen mentoría al empresario.
  5. Financiamiento público: Existen instituciones públicas o gubernamentales que apoyan mediante programas especiales, fondos o subvenciones a pequeñas empresas que impulsen la economía del país. Normalmente las condiciones de este tipo de financiamiento contemplan tasas de interés establecidas por debajo de la banca comercial y varios meses de gracia, entre otros beneficios de allí que muchos emprendedores optan para encontrar dinero primariamente por esta opción.financiamientoo
  6. Entidades bancarias: Los bancos e instituciones crediticias ofrecen múltiples opciones de financiamiento dependiendo de las necesidades de cada empresa y de su capacidad de pago, de igual forma, sus carteras contemplan productos específicos dirigidos a emprendedores con financiamientos atractivos mayormente para el sector tecnológico. Los fondos percibidos por esta vía pueden ser empleados para el desarrollo de un prototipo comercial, adquisición de maquinaria y/o equipos, ampliación y remodelación o como mero capital de trabajo. Para optar por un crédito bajo este esquema, es necesario poseer un historial crediticio favorable, la consignación de algunos recaudos y en ocasiones también es requerida la figura de un fiador. Las comisiones cobradas por estas instituciones son considerablemente altas.
  7. Sociedades financieras no bancarias: son entidades autorizadas para fungir como intermediarios financieros no bancarios, suministrando servicios de arrendamiento puro o financiero y créditos en particular con garantía prendaria, hipotecaria y/o compuesta. Este tipo de empresas permiten al emprendedor financiar o arrendar vehículos particulares o de carga, todo tipo maquinarias y equipos, bienes inmuebles, entre muchos otros.
  8. Arrendamiento: más que una forma de encontrar dinero o de financiamiento, el arrendamiento es una figura legal que le aporta al empresario la posibilidad de ahorrar capital de trabajo, recurriendo al arrendamiento de bienes depreciables a objeto de no incurrir en el gasto de adquisición, permitiéndole disponer del excedente en otras actividades imprescindibles para el lanzamiento del proyecto o su desarrollo. Es una alternativa excelente en el caso de los equipos de computación y vehículos ya que este tipo de activos requieren renovación o sustitución permanente, dada su naturaleza depreciable.
  9. Arrendamiento financiero: consiste en la sesión del uso y goce temporal de un bien a cambio de una renta, por intermedio de un contrato que regulará los términos de la negociación y en el cual se establecerá la responsabilidad a cargo del arrendatario de cubrir los gastos de mantenimiento, seguro y operatividad del objeto arrendado. Al culminar el período contratado, el bien podrá ser adquirido en su valor residual, más la carga financiera y los gastos administrativos.financiamientos-
  10. Factoraje: Es una opción que ofrecen entidades bancarias, cajas de ahorro, algunas tiendas departamentales y cadenas de autoservicio generalmente a las pymes y que consiste en la venta de una factura a una empresa de factoraje  a cambio de que esta realice el cobro, deduciendo del importe de la factura el interés, una comisión y los gastos administrativos en los cuales se incurra. Esta opción es conveniente para empresas que no tengan acceso a créditos y requieran de capital circulante.
  11. Líneas de crédito: es un tipo de financiamiento rotativo otorgado por instituciones crediticias y bancos, normalmente pactado a un plazo máximo de 180 días, destinado a capital de trabajo y a necesidades transitorias de operatividad.
  12. Capital privado o private equity: son fondos agrupados de inversión privada que se dedican a encontrar empresas consolidadas, con tiempo de operación máximo de 5 años, a fin de inyectarles capital y de tal forma lograr crecimientos que superen el 100% anual con rendimientos mínimos estimados del 40%.

Como hemos visto, existen múltiples opciones en materia de financiamiento, unas concebidas para apoyar emprendimientos en fase de creación o de inicio, otras destinadas a empresas o negocios ya operativos y en desarrollo.

Lo importante al momento de optar por alguna, es conocer nuestro momento, poseer un plan de negocios que nos permita proyectar nuestro flujo de caja y presupuesto de tal forma que se asegure la posibilidad de dar cumplimiento con la obligación asumida y de allí, determinar en función de la evaluación sobre la conveniencia de sus condiciones, cuál se ajustará de mejor manera a nuestro caso.

No dejes de seguirnos, dale like, comparte.

Hasta la próxima amig@s.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *